CBD y cannabis para aliviar y reducir el dolor

En algún momento de nuestra vida seguramente tendremos que lidiar con experimentar dolor, ya sea agudo o crónico. Según el GSK Global Pain Index 2017, el 95% de la población mundial ha experimentado dolor corporal, mientras que el 86% de las personas ha experimentado dolor de cabeza en algún momento.

Muchas personas que sufren algún tipo de dolor hoy en día, de una forma u otra, ha mostrado interés en el CBD. Se cree que el cannabidiol ofrece posibles beneficios terapéuticos, siendo el alivio del dolor el más destacado.

El CBD tiende a interactuar con una gran variedad de proteínas en el sistema nervioso central y el cuerpo, incluidos componentes del sistema endocannabinoide (ECS), como los receptores CB1 en el sistema nervioso central y el cerebro, así como los receptores cannabinoides CB2 que se encuentran en el sistema inmunológico y bazo.

El CBD inhibe la absorción de una molécula cannabinoide natural llamada anandamida, que regula el dolor y se correlaciona con los sentimientos de felicidad y bienestar. Cuando el CBD mejora la señalización de anandamida, los niveles en el torrente sanguíneo aumentan y ayudan a reducir el dolor en todo el cuerpo.

Las investigaciones han encontrado que el CBD tiende a dirigirse a los receptores alfa-3 de glicina para reducir la inflamación y suprimir el dolor crónico, que se asocia con receptores de glicina disfuncionales, responsables de apuntar al procesamiento del dolor en la columna.

El British Journal of Pharmacology publicó un estudio de 2014 afirmando que las propiedades analgésicas del CBD están gestionadas por el receptor TRPV1, por lo que se concluye que el CBD podría usarse como una alternativa farmacológica en el tratamiento del dolor crónico relacionado con ciertas enfermedades.

El Journal Neurotoxicology publicó otro estudio en su edición de septiembre de 2015 afirmando que el CBD también inhibe los niveles de glutamato en la médula espinal y el cerebro. El glutamato está asociado con la transmisión y aumento de la sensación de dolor.

La creciente investigación continúa demostrando que el CBD es un método de tratamiento eficaz para una amplia gama de afecciones relacionadas con el dolor. El European Journal of Pain publicó en un estudio en 2016 en el que fueron  administradas varias dosis de gel de CBD transdérmico (6.2 mg y 62.3 mg administrados a ratas de laboratorio), las cuales fueron efectivas para reducir el dolor y la inflamación de la artritis.

Resultados de estudios del CBD sobre dolor

ESTUDIO: Pacientes indicaron un 64% de reducción en el dolor crónico después de usar cannabis (2014)

RESULTADO FAVORABLE

Charles W. Webb, MD, médico de atención urgente, y Sandra M. Webb, RN, enfermera de urgencias y radiología, afirmaron lo siguiente en su estudio de abril de 2014 abril titulado “Los beneficios terapéuticos del cannabis: Un Estudio del Paciente”, publicado en Hawaii Journal of Medicine and Public Health:

“Entre julio de 2010 y febrero del 2011, se entregaron cuestionarios en mano a un centenar de pacientes que habían sido certificados para el uso médico del cannabis por mínimo un año y que estaban para volver a solicitar la certificación.

Resultados […] Promedio del alivio del dolor de cannabis medicinal que informaron fue sustancial. El promedio del dolor pre-tratamiento en una escala de 0-10 fue de 7,8, mientras que la media del dolor post-tratamiento fue de 2,8, habiendo reportado un promedio de mejora de 5 puntos. Ésto se traduce en un promedio de disminución relativa de 64% en el dolor.

Conclusiones: el cannabis es un medicamento muy seguro y efectivo para muchos pacientes con dolor crónico. En marcado contraste con opioides y otros analgésicos disponibles, el cannabis es relativamente no adictivo y tiene el mejor historial de seguridad de cualquier medicamento para el dolor conocido (ninguna muerte atribuida a sobredosis o efectos directos de la medicación).

Las reacciones adversas son leves y se pueden evitar por titulación de la dosis utilizando vaporizadores sin humo. ”

Abril 2014 – Charles W. Webb, MD y Sandra M. Webb, RN

ESTUDIO: El cannabis vaporizado, a dosis medias y bajas, reduce el dolor neuropático (2013). 

RESULTADO FAVORABLE

Barth Wilsey, MD, Director de la Universidad de California en el Centro Davis de Investigación analgésica, et al, declaró lo siguiente en su estudio de febrero de 2013 febrero “Dosis bajas de cannabis vaporizado, mejoran significativamente el dolor neuropático”, publicado en the Journal of Pain:

Hemos llevado a cabo un estudio doble ciego, cruzado, controlado con placebo que evalúa la eficacia analgésica del cannabis vaporizado en sujetos, la mayoría de los cuales estaban experimentando dolor neuropático a pesar del tratamiento tradicional.

Treinta y nueve pacientes con dolor neuropático periférico y central se sometieron a un procedimiento estandarizado ya fuera para inhalar dosis medias (3,53%), dosis bajas (1,29%), de cannabis o placebo. Los efectos de modelos de regresión demostraron una respuesta analgésica con cannabis vaporizado. No hubo diferencia significativa entre los resultados de los dos grupos de dosis activas “(p > 0,7).

El cannabis tiene una eficacia analgésica a bajas dosis siendo, para todos los efectos, tan efectivo como un analgésico como con dosis media. Los efectos fueron psicoactivos fueron mínimos y bien tolerado y los efectos neuropsicológicos fueron de limitada duración y fácilmente reversible en 1-2 horas. El cannabis vaporizado, incluso a dosis bajas, puede presentar una opción eficaz para los pacientes con dolor neuropático resistente al tratamiento”

febrero 2013 – Barth Wilsey, MD

ESTUDIO: Cannabis fumando durante tres veces al día redujo el dolor neuropátivo y mejoró el sueño (2010)

RESULTADO FAVORABLE

Mark A. Ware, MD, MSc ., Et al, declaró lo siguiente el 30 de agosto de 2010, en un estudio titulado “Cannabis fumado para el dolor neuropático crónico: un ensayo aleatorizado controlado”, publicado en el Canadian Medical Association Journal:

Adultos con dolor neuropático postraumático o posquirúrgico fueron asignados al azar para recibir cannabis en cuatro potencias (0%, 2,5%, 6% y el 9,4% de tetrahidrocannabinol) durante cuatro períodos de 14 días en un ensayo cruzado. Los participantes inhalaron una sola dosis de 25- mg a través de un tubo tres veces al día durante los primeros cinco días de cada ciclo, seguido por un período de lavado de nueve días.La intensidad del dolor promedio diario se midió utilizando un máximo de 11 puntos en una escala de calificación numérica.

Conclusión una sola inhalación de 25 mg de 9,4 % tetrahidrocannabinol de hierba de cannabis tres veces al día durante cinco días, redujo la intensidad del dolor, mejoró el sueño y fue bien tolerado”

Aug. 30, 2010 –Mark A. Ware, MD, MSc

ESTUDIO: Dosis bajas y altas de cannabis alivian el dolor neuropático de diversas causas (2008)

RESULTADO FAVORABLE

Barth Wilsey, MD, Director de la Universidad de California en el Centro Davis de Investigación analgésica, et al., declaró lo siguiente en su estudio realizado en junio 2008 titulado “Un estudio cruzado aleatorizado controlado con placebo de cigarrillos de cannabis en el dolor neuropático”, publicado en el Journal of Pain:

“El objetivo de este estudio fue examinar la eficacia de dos dosis de cannabis fumado sobre el dolor en personas con dolor neuropático de diferente orígen (por ejemplo, trauma físico en las ramificaciones nerviosas, lesiones de la médula espinal, esclerosis múltiple, diabetes). En ensayo clínico doble ciego aleatorizado, los participantes en los ensayos clínicos aleatorios recibieron o bien, altas dosis, bajas dosis, o cigarrillos placebo.

Treinta y ocho pacientes fueron sometidos a un procedimiento estandarizado para fumar, ya sea en dosis altas (7%), dosis baja (3,5%), de cannabis o placebo; de éstos, 32 completaron las tres sesiones. El estudio demostró una respuesta analgésica tras fumar cannabis, sin diferencia significativa entre la baja y los cigarrillos de dosis altas. El estudio concluyó que ambas dosis bajas y altas de cannabis fueron eficaces para reducir el dolor neuropático de varias causas.

Junio 2008 – Barth Wilsey, MD

ESTUDIO: Se encuentra que, tanto para reducir como para incrementar el dolor inducido por capsaicina (inyección de chile picante) depende de la dosis (2007)

RESULTADO: NO CLARAMENTE FAVORABLE NI DESFAVORABLE.

Mark Wallace, MD, Profesor de Anestesiología de la Universidad de California en San Diego, et al., declaró lo siguiente en su artículo de noviembre de 2007 titulado “Efectos dependientes de la dosis de cannabis fumado en el dolor inducido por capsaicina e hiperalgesia en voluntarios sanos, “publicado en la revista Anesthesiology

Resumen: en este modelo de dolor experimental humano, fumar cannabis demostró tener un efecto bifásico retardado en las puntuaciones de dolor inducido por capsaicina intradérmica (chile picante se inyecta en la piel) La dosis baja de marihuana no tuvo ningún efecto, la dosis media redujo significativamente el dolor y la dosis alta aumentó significativamente el dolor.

No hay conclusiones sobre la eficacia analgésica del cannabis fumado en estados de dolor clínico y la relación entre los efectos analgésicos en el dolor experimental y los estados de dolor clínico es desconocido”.

Noviembre 2007 – Mark Wallace, MD

ESTUDIO: Medicamentos basados en cannabis producen mejoras significativas en la intensidad del dolor y el sueño en pacientes con avulsión de la raíz del plexo braquial (2004)

RESULTADO FAVORABLE

Jonathan S. Berman, MA, Consultor anestesista en el Royal National Orthopaedic Hospital, et al, escribió lo siguiente en un artículo de diciembre de 2004 titulado “Eficacia de dos extractos medicinales basados en cannabis para el alivio del dolor neuropático central de avulsión del plexo braquial: Resultados de un ensayo controlado aleatorizado en la revista Pain:

“El objetivo fue investigar la eficacia de los medicamentos a base de cannabis para el tratamiento del dolor crónico asociado a avulsión de la raíz el plexo braquial. Esta condición es un excelente modelo humano del dolor neuropático central, ya que representa un grupo inusualmente homogéneo en cuanto a la localización anatómica de la lesión, para las descripciones y datos demográficos del paciente.

La medida de resultado primaria fue la puntuación media de la intensidad del dolor durante los últimos 7 días de tratamiento. Las medidas de resultado secundarias incluyeron dolor relacionados con la calidad de las evaluaciones de la vida. La medida de resultado primaria fracasó a caer por los dos puntos definidos en nuestra hipótesis.

Sin embargo, tanto esta medida y medidores de sueño mostraron mejoras estadísticamente significativas. Los medicamentos del estudio fueron generalmente bien tolerados, y la mayoría de los eventos adversos, incluyendo reacciones de tipo intoxicación, fueron de leves a moderados en gravedad, y se resolvieron de forma espontánea. Estudios de mayor duración sobre dolor neuropático son necesarios para confirmar una mejora en el tratamiento de esta condición, clínicamente relevante”.

Diciembre 2004 – Jonathan S. Berman, MA

ESTUDIO: Pacientes informan de una mejora del dolor, del sueño y del estado de ánimo, después del consumo de cannabis (2003)

RESULTADO FAVORABLE

Mark A. Ware, MSc, Director de Investigación del Centro Universitario de Salud Magill (MUHC) Clínica del Dolor en Canadá, el al., escribió lo siguiente en un artículo de 2003 titulado “Uso de Cannabis para el dolor crónico no oncológico: Resultados de una encuesta prospectiva “en la revista Pain:

“Ha habido un aumento de interés por el cannabis medicinal en Canadá. Se realizó una encuesta para determinar la prevalencia actual del consumo de cannabis medicinal en los pacientes con dolor crónico no oncológico, para estimar el tamaño de la dosis y la frecuencia de consumo de cannabis, y para describir los principales síntomas por los que se pretende obtener un alivio.

De los 32 sujetos que consumían cannabis para el dolor, 17 (53%) utilizaba cuatro inhalaciones o menos en cada intervalo de dosis, ocho (25%) fumaban un cigarrillo entero de cannabis y cuatro (12%) fumaba más de uno. Siete (22%) de estos sujetos, utilizaron cannabis más de una vez al día, cinco (16%) lo utilizó a diario, y ocho (25%) lo utilizó semanalmente y nueve (28%) lo utilizaron en raras ocasiones. El dolor, el sueño y el estado de ánimo fueron más frecuentemente comentados como improbables con el consumo de cannabis, y el “subidón” y la boca seca fueron los efectos adversos más frecuentes.

Llegamos a la conclusión de que el consumo de cannabis es frecuente entre la población con dolor no oncológico crónico, para una amplia gama de síntomas, con una variabilidad considerable en las cantidades utilizadas.

Marzo 2003 – Mark A. Ware, MSc