Como se hace el CBD

El aceite de CBD se crea extrayendo cannabidiol de las flores de las plantas de cáñamo o marihuana. La planta cannabis sativa se puede clasificar como cáñamo o marihuana, dependiendo de la cantidad de THC, el compuesto psícotrópico de la planta

Si la planta sativa en particular contiene menos del 0,2 por ciento de THC, técnicamente es cáñamo. Si la planta tiene más del 0,3 por ciento de THC, se clasifica como marihuana. El cáñamo industrial generalmente se usa más para la extracción de CBD, ya que contiene más CBD y su cultivo es legal en Europa. Pero, ¿cómo se extrae el CBD de la planta? 

Hay muchas formas de extraer CBD de una planta y varían en seguridad y eficiencia. Es importante conocer la diferencia, ya que la forma en que se extrae el CBD afecta la pureza y eficacia del producto final. 

Para conseguir el producto final de CBD, normalmente se llevan a cabo dos procesos. El primero es la extracción de CBD de la planta de cannabis, y el segundo el de purificación. 

Métodos de extracción de CBD

Extracción con CO2 o Supercrítical

Uno de los métodos de extracción más populares para crear el aceite de CBD es el conocido como supercrítical, en el que utiliza dióxido de carbono o CO2. Este sistema aprovecha la capacidad del CO2 puede funcionar como gas, como sólido o líquido.

El proceso comienza con una pieza sólida de CO2 en una cámara que luego se bombea a una segunda cámara que contiene el material de cannabis. La segunda cámara se mantiene a tal presión que el CO2 permanece en un estado líquido y absorbe los aceites y sabores de la planta.

La mezcla de CO2 y cannabinoides resultante se bombea a una tercera cámara donde el CO2 vuelve a un estado gaseoso, dejando atrás el aceite y los sabores de la planta. La extracción de CO2 es precisa y es capaz de extraer los de cannabinoides de manera muy pura cuando se realiza correctamente.

El CBD extraído con CO2 es uno de los más puros del mundo, pero hay un amplio margen de error cuando no se efectúa en condiciones óptimas. Ese potencial de error es la razón por la que la extracción de CO2 es utilizada principalmente por empresas con recursos para mantener los estándares de control necesarios para que el proceso se mantenga óptimo.

Extracción de CBD con etanol

La extracción de etanol es otro proceso de extracción de CBD habitual, ya que es seguro, simple y efectivo.

En este método, se utiliza alcohol etanol de alta calidad como disolvente para separar el CBD y otros cannabinoides de la propia planta de cannabis. La extracción de etanol se puede realizar en condiciones cálidas o frías y se considera muy eficiente, y con un margen de error menor que la extracción por CO2. 

La desventaja de este tipo de extracción es que la precisión de extracción es menor y puede llegar a perderse algunos de los cannabinoides que la planta contiene y que son beneficiosos para complementar al CBD como producto terapéutico. 

Este proceso es usado habitualmente por empresas que quieren ofrecer productos de calidad a un precio competitivo. 

Extracción de CBD con disolventes

La idea de usar líquidos disolvente para extraer el CBD se basa en utilizar sustancias naturalmente líquidas, como butano, hexano o alcohol isopropílico que permitan la absorción del cannabinoide. El proceso funciona de manera muy similar al proceso de extracción con CO2 o etanol, ya que se pasa un disolvente líquido a través del cáñamo descarboxilado para separar los cannabinoides y los terpenos.

La extracción con solvente líquido es la forma de extracción de CBD menos costosa, más fácil, y más escalable para la producción comercial de productos de cannabidiol, pero tiene sus desventajas. No todos los solventes pueden eliminar todas las impurezas, y la clorofila de la planta puede permanecer en el aceite dándole un sabor amargo y afectando así a la pureza del producto final. Además, muchos de los disolventes líquidos utilizados en este proceso son altamente inflamables, por lo que es considerado el mas peligroso y el menos amable ambientalmente hablando.

Extracción de CBD con aceite

La extracción  con aceite es una de las técnicas más antiguas para extraer el CBD de la planta de cannabis, y muchos cultivadores y productores domésticos todavía usan este método en la actualidad. Es una de las formas más sencillas, pero tiene algunos inconvenientes.

Antes de comenzar  la extracción con aceite, planta de cáñamo debe descarboxilarse o calentarse a una temperatura específica para activar los compuestos.

Posteriormente el cannabis se agrega al aceite de oliva (u otro aceite portador similar) y se calienta a 100 grados durante dos horas, el cual absorberá los cannabinoides de la planta. El resultado es un aceite de cbd listo para ser consumido. 

La principal desventaja de este tipo de extracción es su concentración de cannabinoides, que suele ser menor que con otros sistemas mas precisos como el CO2 o el de etanol. 

Filtrado y purificación de CBD